22 marzo, 2019

Miércoles, 27 de marzo, Tenerife Noir: Enrique Pérez Balsa y Javier Corpas Mauleón en Ámbito Cultural de El Corte Inglés



El 27 de marzo, a las 19,15 h, M.A.R. Editor llevará a cabo, dentro de las actividades de Tenerife Noir, la presentación de la novela ganadora del Premio Wilkie Collins de Novela Negra El edén de las manitas de cerdo  de Enrique Pérez Balsa, en Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Tenerife.
            Asimismo, a las 20 h, en el mismo recinto, se llevará a cano la presentación de  Desayuno para el muerto de Jesús Javier Corpas Mauleón, accésit del Premio Wilkie Collins de Novela Negra.
            Antes de comenzar la presentación de las novelas, a las 19h, el comisario de Tenerife Noir, Javier Hernández Velázquez, junto con el editor de M.A.R. Editor, Miguel Ángel de Rus, entregará los diplomas acreditativos del Premio Wilkie Collins de Novela Negra a ambos autores.
            El edén de las manitas de cerdo es una novela negra que nos presenta las peripecias de Luis, un personaje anodino al que el destino y las decisiones equivocadas conducen a un callejón sin salida, convertido prostituto, se verá inmerso en el centro de una red delictiva que amenaza con hacer saltar por los aires mucho más que su ya deteriorada vida personal, familiar, profesional y social. Comprenderá que la vida no era un juego y que ha entrado en relaciones económicas con un grupo mafioso para el que la vida no vale nada. Sobre esta novela negra con toques de humor, que recuerda a Eduardo Mendoza,  afirma Enrique Pérez Balsa: “Es una crítica a la sociedad actual, se intenta enriquecerse con el mínimo esfuerzo. Los hombres por naturaleza somos estúpidos y no te cuento si encima creemos que puede haber sexo, la sangre se va al pene y nos quedamos sin riego en el cerebro con lo que cualquier atisbo de inteligencia se pierde inexorablemente y es el momento en que empiezan los problemas. El protagonista es un tipo anodino al que le ofrecen un negocio turbio pero que acepta pensando que es una manera fácil de tener sexo y encima remunerado. ¡¿Quién puede pedir más?! Pero se encuentra con que la vida te trae sorpresas, las mujeres no son lo dóciles que se muestran en los vídeos porno; seleccionan y exigen, juegan con él como el pelele que es y se convierte en una marioneta en sus manos. Luego la trama se complica con un asesinato y los proxenetas queriendo linchar a nuestro protagonista”.
            El autor muestra su novela negra como un crisol de influencias: “Soy un apasionado de los cómics. Leí y releí historias de Edgar Alan Poe o Lovecraft, ilustradas por Bernie Wrightson o Richard Corben, hasta el último que he leído “Locke & key”, de Joe Hill y Gabriel Rodríguez. Dentro del mundo del cómic hay mil autores en estilo de novela negra, me viene a la cabeza “Silencio” de Comès, “Taxista” de Martí o “Sin city” de Frank Miller. En cuanto a escritores de novela negra, entre los maestros, a Juan Madrid, Chester Himes, Boris Vian, Jo Nesbo, Andrew Kevin Walker, Olga Mínguez Pastor, Francisco Javier Illán Vivas o Carlos Augusto Casas”.

            En Desayuno para el muerto  se nos presenta una historia negra y criminal en Pamplona, en las Fiestas de San Fermín. Óscar Serrano, “Plinio”, comandante de infantería destinado en el CNI español, viaja a Pamplona, su anterior destino, con objeto de disfrutar junto con sus colaboradores y amigos, del final de las fiestas de San Fermín. Su curiosidad innata y su intuición le lleva a investigar un incidente en el curso del último encierro que hubiera pasado desapercibido a otros, pero cuyo olor a chamusquina despierta el instinto de Plinio quien adivina que bajo el episodio aparentemente trivial hay algo importante. En Pamplona se urden historias de los servicios de investigación españoles, de los movimientos anticastristas de la comunidad cubana de Miami, de los organismos de información del régimen de Cuba y de la CIA. Afirma Corpas Mauleón sobre su obra “Pamplona fue la Meca de los espías, tanto en los conflictos mundiales o las reiteradas invasiones francesas, como en la media docena de guerras civiles que se dieron en los cien años previos a 1939. El ascensor que cito en Desayuno para el muerto transportó unos cuantos desde 1912. Lo que refiero de la OAS también ocurrió en esta ciudad. Y las fiestas de la capital navarra han camuflado entre su multitud diversas conspiraciones. Encima, habituales en ellas son norteamericanos y miembros del exilio cubano. Un celofán perfecto para envolver este enredo”.
            La tesis que se puede obtener de la novela es que los ciudadanos vivimos en una dictadura encubierta, así lo explica Corpas Mauleón: “A los ciudadanos nos ocultan la mayor. Algunos, que protegen su tinglado, acostumbran a justificarlo diciendo que somos incapaces de entender. Con la boca engolada, dictan que a veces no votamos lo que conviene (¿a quién?); y que por ello debe ser su dedo quien nos ordene el camino de la verdad absoluta. Ahí están esos tres mil despachos que se dedican a agasajar eurodiputados para que cambien leyes a fin de que, por un poner, se tiren a la basura cien millones de televisores y se compren otros tantos. Cuando se mueven tales fortunas, Maquiavelo se impone sobre la deontología. Por otras razones, se clasifican como secretos documentos tan importantes como los del 11M o 23 F, que consideran no debe conocer la opinión pública. Algunos de esos sucesos resuenan al fondo de esta crónica sobre servicios secretos, como ecos de una batalla lejana”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.