16 julio, 2015

El autor ovetense José Luis Caramés Lage participa el sábado 18 en la semana Negra de Gijón, presentado por el escritor asturiano Pedro Antonio Curto

José Luis Caramés Lage, profesor Titular de Filología Inglesa en la Universidad de Oviedo durante cuatro décadas, será uno de los autores de M.A.R. Editor que presentará su libro (Asesinatos con arte) el sábado 18 de julio en la semana Negra de Gijón
            M.A.R. Editor participa por segunda vez consecutiva en la Semana Negra de Gijón en julio de 2015. Esta vez su participación estará centrada en la novela negra y en la lucha de las mujeres por sus derechos a lo largo de la historia. La presentación de las novedades de la editorial tendrá lugar el 18 de julio en la Carpa Espacio A Quemarropa. Y contaremos con la presencia como presentadores de los escritores Miguel Ángel de Rus y Pedro Antonio Curto, y de los autores José Luis Caramés Lage que presenta la novela negra. Asesinatos con arte, Salvador Robles Miras, quien presenta la novela negra. La exclusiva del asesino, Óscar Fernández Camporro, quien presenta la novela Negra Regresa a Riverthree y Montserrat Suáñez, que nos informará del proyecto Mujeres en la historia (desde la guerra mundial hasta hoy). Compartimos carpa A Quemarropa y tarde con Juan Ramón Biedma, Luis Sepúlveda, Paco Ignacio Taibo, el homenaje a Jean Françoise Vilar con Jacques Aubergy, Lourdes Pérez y Ángel de la Calle y con Pablo Bueno y Alejandro Caveda. Y además, tenemos el homenaje a Milo Manara. Un lujo de tarde.

José Luis Caramés Lage: Universidad, novela y Asturias

P.- Cuál ha sido tu experiencia en la Universidad de Oviedo en estos años
R.- Tengo la medalla de oro de la Universidad de Oviedo en la que he estado como profesor 35 años y ahora sigo como Profesor Honorífico. Aquí estudié Filosofía y Letras en la rama de Filología Inglesa. Aquí presenté mi Tesis de Licenciatura y mi Tesis Doctoral y de todo ello me siento orgulloso. Siempre tuve vocación de profesor y he tenido la suerte de dedicarme a lo que me gusta. En la Universidad de Oviedo tuve buenos profesores y buenos alumnos y me he formado, con una buena basa conseguida en la Universidad británica, como docente e investigador.  La Universidad de Oviedo es una buena institución dentro de las universidades españolas. El contexto asturiano se encuentra en declive industrial y muchos profesionales jóvenes han emigrado. Yo resiento no haber podido formar un grupo de expertos en literaturas y culturas extranjeras dentro del cual nos ocupásemos, por ejemplo, de un continente como el africano. Pero mis alumnos más brillantes no han tenido trabajo en esta Universidad y se han marchado a los Estados Unidos, Gran Bretaña, Dinamarca, Alemania, Italia, etc., en donde han llegado a catedráticos de Universidad. Es decir, la Universidad española no respalda a los equipos de investigación, salvo grandes excepciones, sobre todo en las Ciencias Humanas. En estos momentos la Universidad española ha tergiversado la planificación de Bolonia y ha metido a los alumnos, docentes e investigadores en un mar de burocracias llenas de estereotipos que han maniatado a todo el sistema educativo universitario español haciéndolo incomprensible.
  
P.- ¿Ves vivo y activo el ambiente cultural de Asturias? ¿Y su universidad?
R.- Mi respuesta es no. En Asturias no hay un diseño cultural que provenga del gobierno asturiano. Hay cosas pequeñas y muy concretas que festejan al Principado y a sus logros, casi todos bastante antiguos. No se ve una inclinación institucional hacia la cultura, aunque es verdad que se ha hecho hincapié desde hace años en la música culta. De todas formas, es una comunidad sofisticada que desarrolla facetas culturales muy ligadas a la tierra y sin muchas miras hacia lo internacional. En la Universidad no se puede decir que exista un programa cultural establecido, aunque aparezcan, de vez en cuando, manifestaciones culturales.
  
P.- En tu libro “Reflexiones para crear ideas en el futuro de los Indignados” proponías ideas y conocimientos para los Indignados. ¿Estás siguiendo la materialización de sus planteamientos en Asturias?
R.- La verdad es que no veo nivel cultural en la mayoría de la gente que protesta. Los españoles no recogemos el conocimiento de la experiencia. Parece que nuestras ideas provienen de las nubes en donde crecieron según quien hable. Pero los sentimientos, a costa de que no se emplea la razón que ha experimentado, desbordan cualquier propuesta de sentido común que se realice. Esto lo vemos en los programas de televisión en donde todos los tertuliamos hablan al mismo tiempo, se interrumpen y no escuchan. España es un país que no escucha. Lo sabemos todo y no necesitamos que nadie nos cuente historias raras. Ya las sabemos todas. Claro, con esta mentalidad, la de “todo está inventado”, sin sentido común, sin experiencia que nos lleve a la adquisición del conocimiento, sin escuchar al diferente, sin diálogo, sin ganas de aprender, por muchas reflexiones que uno pueda hacer, de poco va a servir para modificar nuestro interés egoísta y lleno de un Yo que, en realidad, aunque no cabe en ningún lugar, está vacío.
  
P.- ¿Qué siente un intelectual, un hombre de universidad como tú, al participar en la próxima Semana Negra?

R.- La Semana Negra es una de las celebraciones culturales más importantes de Asturias. Se ha mezclado con el folclore, música, la verbena, pero les funciona bien y algo es algo. Creo que el intelectual debe ser una persona con deseos constantes de aprender, lo mismo que el profesor de universidad que debe abrirse a todo lo que pueda ser un aprendizaje. La novela negra es una forma de ver la realidad de la vida, una manera de reflejar un mundo de las ideas extraño, sorprendente, oscuro, barriobajero, lleno de gentes muy descolocadas y con mucha individualidad. Pero, es una perspectiva de la vida y nada fácil de percibir.  Los anglosajones, más que nadie los británicos, han creado este tipo de narrativa negra para reflejar la situación social del siglo XIX con la Revolución Industrial y todos sus problemas. Pero, además, han estudiado a la naturaleza humana, capaz de hacer cosas muy buenas y cosas horribles. Es algo que han realizado a través de sus experiencias y creo que es un mensaje muy provechoso para todos los humanos que saben y quieren leer cosas nuevas.  De aquí que la Semana Negra sea un lugar de encuentro muy constructivo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario