03 junio, 2015

Daniel Pérez Morales nos trae SIN AIRE

Llega SIN AIRE, una arriesgada segunda parte de ACER NIGRUM: asesinos en serie, sexo y un pareja de agentes que pasan del odio al amor; y todo ello situado en la lejana y evocadora Canadá. 
Hemos tenido ocasión de charlar con el autor, el madrileño Daniel Pérez Morales, que esta tarde firma en la Feria del Libro de Madrid (caseta 322).

  

—En su nueva novela, de género negro, SIN AIRE regresa Noah Page, el agente canadiense que se enfrenta a asesinos en serie en Canadá. ¿Es su álter ego, su sosia?
 Es inevitable que algunos protagonistas de una novela arrastren parte de la personalidad del autor. Después de todo, convive con ellos durante mucho tiempo y acaba contagiándoles sus inquietudes, deseos o miedos. No me atrevería a definirlo como mi alter ego, pero sí admitiría que tenemos mucho en común.  

En esta ocasión Noah aparece redimido: ha dejado el alcohol, huye de las peleas… ¿Se ha vuelto un poquito ñoño, a qué obedece este giro hacia el bien?
 Uno de los aspectos más interesante que ofrece una novela frente a los relatos es que permite que sus personajes evolucionen. Noah es un hombre con un trasfondo oscuro en busca de redención. El hecho de que haya girado hacia el bien significa que su esfuerzo ha tenido cierto premio. Conocer a Isabelle le dio un buen empujón para conseguirlo. Pero Noah seguirá evolucionando y habrá que ver si lo consigue definitivamente o volverá a ser arrastrado hacia la oscuridad con el tiempo.

Da la impresión de que realiza una soberbia labor de documentación de los escenarios, paisajes, detalles… Parece que conoce Canadá como la palma de su mano.
 La documentación es una labor muy enriquecedora cuando se aborda una novela. Sirve para aprender y también sirve para profundizar en la experiencia que ofrece una novela. Permite sumergirse en sus escenarios, pensar del mismo modo que lo hacen los protagonistas y ofrecer una vivencia mucho más real al lector. Uno de los cimientos en los que se basa una novela es la verosimilitud, y para ello es fundamental que esté bien documentada.

Firma esta tarde en la Feria del Libro de Madrid, ¿Qué siente ante los lectores, cómo es ese mirarse en el espejo de otros ojos?
 Lo que más me llama la atención al acercarme a los lectores es que cada uno lee una novela diferente, lo distintas que son las lecturas de unos a otros dependiendo de su experiencia personal, de sus gustos o de sus preferencias. Al mirarme en el espejo de los lectores he llegado a la conclusión de que un escritor solo es el dueño de su novela mientras la escribe. Después, es cada uno de los lectores quien la convierte en propia.



Acer nigrum, Sin aire y ya está preparando una más para la trilogía de Noah Page e Isabelle Lemaire. ¿Nos adelanta si acaban liándose?
 La relación de Noah e Isabelle es una historia de amor y lealtad que a mí me parece bonita. Preservan una amistad muy íntima y verdadera que quizá esté en desuso en estos tiempos de Facebook. Si acabarán juntos o no, habrá que descubrirlo con el tiempo. Las novelas pretenden parecerse a la vida, y en la vida pueden ocurrir muchas cosas.

¿Qué le atrae de la violencia, de la venganza, del mal? ¿Cómo se decanta un escritor por el género negro?
 De la violencia, la venganza o el mal, me atrae que obedecen a instintos muy primitivos de la naturaleza humana, como el deseo, la codicia o el miedo. Pueden llegar a condicionar mucho más las decisiones de lo que a veces pretendemos creer. Me atrae explorar esos instintos primitivos porque me ayuda a comprender muchas cosas. Intentar comprender el mal me aporta seguridad, porque me siento más tranquilo protegiéndome de aquello que conozco. Por eso el género negro me resulta tan interesante. Permite desarrollar un gran abanico de historias que comprenden la eterna lucha del bien contra el mal, y que los personajes ofrezcan lo mejor y lo peor de sí mismos. 

MÁS INFO: http://www.cuadernosdelaberinto.com/EstrellaNegra.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario